Nuestros ejes de trabajo

Construimos nuestros proyectos en relación a nuestras tres líneas de trabajo, alrededor de las cuales buscamos contribuir a la promoción de la diversidad, la inclusión, la defensa de derechos humanos y la organización comunitaria hacia un horizonte de posibilidad, esperanza y sanación de los entornos que hoy en día habilitan los abusos de poder y la violencia que también se ejercen a través de las tecnologías.

Nuestros ejes de trabajo son:

  • La recuperación y preservación de la memoria:
        Como una apuesta por procurar los bienes comunes colectivos, el conocimiento libre/abierto y compartir las “rutas” de distintos movimientos sociales que pasan por el uso de las tecnologías como herramientas para el acceso a la justicia.

Reconocemos la falta de espacios y recursos que nos permitan conocer las luchas, los retos y los aprendizajes de quienes nos precedieron en los movimientos sociales que ahora sostenemos, es por esto que buscamos tejer puentes entre los saberes de quienes han sostenido estas luchas para reconocernos en sus trayectos y poder transmitir nuestros propios aprendizajes a las generaciones de defensoræs por venir.

  • La justicia transformativa:
        Como una apuesta permanente por abordar las propuestas desde un enfoque psicosocial que nos permita entender/situar/resignificar las violencias que se ejercen a través de las tecnologías y transformarlas en herramientas para el acceso a la justicia.

Traemos los aprendizajes al tiempo presente para reconocer las oportunidades que nos permitan mantener resistencias alegres, sostenibles y transformadoras que reconozcan los impactos psicosociales de quienes participamos en las luchas sociales y nos permitan trazar propuestas políticas de incidencia, acción y construcción de otros futuros posibles para la dignidad y la diversidad.

  • La resiliencia digital:
        Como una apuesta para el aprendizaje descentralizado y replicable, compartiendo habilidades críticas que nos permitan proteger nuestros derechos e integridad frente a las condiciones que restringen nuestras posibilidades a través del abuso de poder.

Procuramos el fortalecimiento de las personas que conforman los movimientos y resistencias sociales en su más amplia diversidad. Queremos construir autonomía a través de la consciencia de las implicaciones y posibilidades que vienen con el uso de las tecnologías, rompiendo la ingenuidad y nutriendo nuestras habilidades para imaginar y crear tecnologías que respondan a nuestros derechos y autonomía.

Misión, visión y valores de comun.al

Tras un año de trabajo y consolidación de la iniciativa hemos definido cuáles son los principios que dan vida a comun.al. Nuestra misión, visión y valores están pensados a partir de las reflexiones donde hemos participado y en relación al contexto al que pertenecemos, donde queremos incidir en una transformación profunda que nos permita rescatar el tejido social, promover la autonomía y generar resiliencia a partir de la retroalimentación entre los distintos movimientos sociales que participan en la defensa de derechos humanos en México, América Latina, el Sur Global y otras latitudes.

Algo que está implícito en nuestro trabajo es nuestra apuesta permanente por la dignidad, entendida como algo que no se otorga a otræs sino que es inherente a todas las personas con quienes nos relacionamos, a quienes acompañamos y con quienes tejemos alianzas en nuestro camino. Somos una iniciativa abiertamente anti-racista, procuramos el respeto a todas las personas sin importar su origen, características, identidad sexo-genérica, ni sus condiciones físico-psico-sociales y construimos espacios libres de violencia, discriminación o abusos de poder. Apostamos a la construcción de alianzas aún en el disentimiento (respetando los principios recién compartidos) y promovemos la resolución de conflictos desde la no-violencia, para transformar las estructuras que han diluído el tejido social en nuestra región.

Misión

Promover el desarrollo de habilidades críticas y el uso de herramientas digitales para el acceso a la justicia y la transformación social.

Visión

Fomentar la justicia transformativa con una perspectiva psicosocial, aprovechando tecnologías que sirvan como herramientas para amplificar los alcances de nuestras apuestas políticas y promuevan la construcción de resiliencia entre movimientos sociales.

Valores

Corresponsabilidad, solidaridad, creatividad, autonomía, colaboración, resiliencia.

Nuestra historia

A finales de 2021, comun.al nace como un laboratorio de resiliencia digital para compartir herramientas, recursos y espacios con el objetivo de facilitar el acceso a las tecnologías como herramientas para la organización social, la defensa de los derechos humanos y el acceso a la justicia. Buscamos nutrir posibilidades que sostengan las distintas manifestaciones de creatividad que surjan para seguir construyendo resistencias a los abusos de poder en América Latina.

Desde comun.al tenemos claro que la complejidad de nuestras luchas y resistencias viene también acompañada de largos procesos de aprendizaje. Ante esto, apelamos a que nuestros contenidos, eventos y herramientas fomenten el desarrollo de espacios seguros para todas las personas que participan, comparten y hacen uso de lo que construimos. Queremos ser congruentes con las luchas por la dignidad, la memoria y la justicia en toda su diversidad y hacemos público nuestro compromiso por atender cualquier inquietud, conflicto o necesidad de reparación que surja dentro de los espacios permanentemente abiertos a diversidades, disensos y aprendizajes que buscamos construir. En comun.al no hay espacio para el abuso, el odio, la LGBTQI+fobia, la discriminación, la misoginia, el racismo, el maltrato, el capacitismo, la estigmatización, ni la impunidad.

Nuestras líneas de trabajo se consolidan en 3 ejes:

  • La recuperación y preservación de la memoria:
        Como una apuesta por procurar los bienes comunes colectivos, el conocimiento libre/abierto y compartir las “rutas” de distintos movimientos sociales que pasan por el uso de las tecnologías como herramientas para el acceso a la justicia.
  • La justicia transformativa:
        Como una apuesta permanente para abordar las propuestas desde un enfoque psicosocial que nos permita entender/situar/resignificar las violencias que se ejercen a través de las tecnologías y transformarlas en herramientas para el acceso a la justicia.
  • La resiliencia digital:
        Como una apuesta para el aprendizaje descentralizado y replicable, compartiendo habilidades críticas que nos permitan proteger nuestros derechos e integridad frente a las condiciones que restringen nuestras posibilidades para someternos a las prácticas abusivas vinculadas al uso de tecnologías y en los entornos digitales.

Además de los eventos, materiales y recursos generados desde el laboratorio, comun.al también busca consolidar una caja de herramientas de acceso libre y gratuito. Todas las herramientas que compartimos están pensadas para procurar la privacidad y promover la descentralización de servicios basados en internet. Compartimos estas herramientas con la intención de construir posibilidades que permitan a las personas usuarias de internet acceder a herramientas para crear, aprender y compartir sin comprometer su privacidad ni tener sus derechos condicionados a los intereses de empresas abusivas o Estados autoritarios.

¿Cómo surge comun.al?

comun.al surge a finales de 2021 como un esfuerzo que permita sumar a las diferentes resistencias por la defensa de derechos humanos en América Latina a partir de fomentar el uso de tecnologías como herramientas para el acceso a justicia, frente a las crecientes olas de violencia digital por parte del Estado en los distintos países de la región.

Esta iniciativa reúne conocimientos, experiencias y memorias que han surgido de los distintos frentes de resistencia donde personas activistas, periodistas y defensoras de derechos humanos han generado rutas hacia procesos de construcción de justicia que transformen nuestras diversas realidades para preservar la dignidad y la vida.

Las violencias que se ejercen a través de las tecnologías son la continuación de las violencias que se han ejercido históricamente hacia quienes rompen con la hegemonía establecida por el régimen en turno. Partiendo de esto buscamos que comun.al sirva para preservar la memoria y fomentar espacios de encuentro y la creación de grupos afinidad entre los movimientos sociales y activistas que aprovechan las tecnologías como herramientas para resistir y subvertir los abusos de poder que menoscaban nuestros derechos.


¿Qué es comun.al?

Comun.al es un laboratorio donde nos reunimos para compartir experiencias y saberes en torno a derechos humanos y tecnologías en América Latina. Es una propuesta para descentralizar el conocimiento y preservar la memoria de los movimientos e iniciativas para fomentar el acceso a la justicia en nuestra región.

Desarrollamos espacios de diálogo, materiales de consulta y eventos que promueven aproximaciones críticas a las tecnologías, centrando nuestras reflexiones en los derechos humanos que se amplifican o menoscaban a partir de ellas.

Apostamos al uso de tecnologías de código abierto y a los comunes digitales para amplificar el acceso al conocimiento y el fortalecimiento de habilidades que nos permitan aprender, experimentar (con) y crear herramientas que nos ayuden a desarrollar propuestas creativas, sostenibles y libres; para resolver nuestras necesidades desde lo local, apoyándonos en esfuerzos colaborativos y romper con las dependencias que centralizan el poder, restringiendo nuestra autonomía y dignidad.


¿A qué nos referimos cuando hablamos de descentralización?

Desde comun.al pensamos la descentralización como una apuesta política para manifestar la diversidad tanto en los espacios digitales como en nuestros espacios de incidencia. Pensamos en la importancia de reconocer que los esfuerzos, los logros y las luchas donde participamos son posibles únicamente a partir de la colaboración y la constante retroalimentación entre quienes colaboramos.

Cuando hablamos de descentralización hablamos de espontaneidad, diversidad, posibilidades y también de crear espacios donde la dignidad y el respeto hacia todas las manifestaciones identitarias permita que cada persona se exprese y desarrolle de forma libre y constructiva al interior de las comunidades de afinidad en las que participe.

Para comun.al la descentralización es una forma de resistir a las lógicas neoliberales, a la cultura de la competencia y a las barreras que impiden que la información y el conocimiento lleguen a más personas. Es por esto que tanto las reflexiones como los eventos y las herramientas que compartimos están enfocadas a promover la descentralización usando las tecnologías como herramientas para sostener resistencias diversas y posibilidades múltiples.


¿Quiénes contribuyeron a la creación de comun.al?

Desde sus inicios, comun.al se ha nutrido de la inspiración provocada por el trabajo de personas que defienden derechos humanos, pero también de las personas que creativamente han buscado formas de inventar nuevas herramientas que contemplen un enfoque que permita que otræs nos nutramos de esos conocimientos para seguir resolviendo nuestras necesidades, inspirarnos para crear herramientas nuevas o tener acceso a recursos que eventualmente se transformen en propuestas diversas, descentralizadas y útiles para las personas, no para los intereses de empresas, Estados o grupos de poder que nos perjudican.

Particularmente, en hacer posibles las reflexiones que dieron origen a comun.al, al día de hoy han contribuido diversas activistas y ciberfeministas latinoamericanas entre ellas: Indira Cornelio, Anaiz Zamora, Erika Smith, Constanza Figueroa, Candy Rodríguez, Jesica Ciacci, Florencia Goldsman, Loreto Bravo, Irene Soria, Estrella Soria, Liliana Zaragoza, Diana Moreno, Rosaura Zapata, Stefanía Acevedo, Paola Ricaurte, Guiomar Rovira, Amaranta Cornejo, Nadia Cortés, Tajëëw Díaz, Eréndira Derbez y muchas más…

En facilitar la experiencia técnica y los conocimientos específicos para la incorporación de las distintas herramientas que compartimos por acá, recibimos el apoyo de Israel “Pirra” Mora. Para lanzar este sitio, el primer hogar de comun.al, recibimos el apoyo de Tierra Común y en particular del compañero Omar a quien su paciencia y apoyo agradecemos profundamente.

Además, la inspiración en organizaciones y colectivas como Sursiendo, Ciberseguras, Luchadoras, Vita Activa, Redes A.C., Rizomática, Palabra Radio, Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Colectivo Disonancia, Consorcio Oaxaca, Centro Prodh, #SeguDigital, Creative Commons México y muchas más nos ha llevado a profundizar de manera crítica la importancia de incidir en la defensa de derechos humanos desde todos frentes que nos sea posible: hasta que la dignidad se haga costumbre.